Control de calidad del agua en zonas rurales de Jinotega y León

En el marco del proyecto Nexos Hídricos, ONGAWA, Ingeniería para el desarrollo Humano, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), y ECODES, como Secretariado de la Alianza por el Agua, firmaron el pasado mes de septiembre un acuerdo de colaboración para apoyar un proceso de asistencia técnica con el objetivo de implementar un mejor control de la calidad del agua de los Sistemas de Agua Potable en los puntos críticos de las comunidades rurales de Jinotega y León (Nicaragua), mediante una tecnología de bajo costo.

Ha consistido en un proceso formativo orientado a la autoconstrucción de Kits de Análisis de Agua Portátiles, elaborado con materiales reciclados, adaptados y validados por las personas que conforman los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS).

Para ello, un profesor y dos estudiantes del Grupo de Cooperación de “Sistemas de Agua y Saneamiento para el Desarrollo” de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), han viajado a Nicaragua entre los meses de septiembre y octubre. En este tiempo se ha realizado una capacitación de los actores locales con competencia sobre el control de la calidad de los sistemas de abastecimiento de agua, consiguiendo que los participantes construyan 6 kits de análisis de agua portátiles que se han distribuido en los municipios de León (2), Achuapa (1), Malpaisillo (1) y Jinotega (2).

Personal de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (León y Jinotega), Ministerio de Salud (León y Jinotega), promotores y técnicos de las Unidades Municipales de Agua y Saneamiento (UMAS) de las Alcaldías de Achuapa y León, y personal técnico de ECODES han participado activamente de la formación en autoconstrucción del kit del agua, dijo Edipcia Roque, Responsable de Laboratorio del Centro de Investigación Salud, Trabajo y Ambiente (CISTA), UNAN León.

El profesor José Mancebo Piqueras, coordinador del grupo de Sistemas de Agua y Saneamiento para el Desarrollo (SAySD) y facilitador de la capacitación, aseguró que los participantes pudieron auto construir un mini laboratorio de manera sostenible y a costos muy bajos (menos de U$500), en comparación a los de uso convencional que superan los U$2,000.

Durante el encuentro de cinco días en las instalaciones de la UNAN León, los participantes aprendieron sobre química, mecánica, electrónica, hidráulica y manejo de materiales, para poder construir el kit portátil. Este, se compone de un filtro para la toma de muestra de agua, elaborado con material PVC, y una incubadora donde alcanzan 10 muestras, que evidenciará la presencia de bacterias.

VER fotografías

 

“Ellos podrán construir otros kits con apoyo de la UNAN León y ECODES, realizar los protocolos de control de calidad del agua, definiendo los sistemas de abastecimiento, ubicando los puntos de control, llevando un seguimiento estadístico científico para determinar el cumplimiento de estos parámetros” explicó Mancebo.

La construcción de esta tecnología no es compleja y las partes usadas pueden encontrarse en cualquier ferretería o establecimiento de suministros eléctricos. El costo y el mantenimiento son bajos en comparación con los equipos de laboratorios convencionales.

La epidemióloga, Karla Lazo Salgado del SILAIS Jinotega, dijo que hicieron “un filtro para la detección de coliformes fecales en el agua y fácil de cargar para visitas en zonas rurales, lo que podrán hacer los higienistas o brigadistas del SILAIS”.

Otro de los beneficios de este tipo de herramienta es que puedes tomar 10 muestras y obtener el resultado en el mismo lugar, sin que las muestras se dañen por temperatura, transporte o tiempo. En comunidades lejanas como San José de Bocay en Jinotega, las muestras se toman 24 horas antes de ser procesadas (20 - 30) y existe el riesgo que sean contaminadas o las bacterias se mueran en el trayecto, afectando el resultado.

Según Roque, este tipo de tecnologías accesibles a los mini acueductos rurales viene a fortalecer los planes de seguridad del agua, “debemos conocer los puntos críticos en la red de distribución para dar seguimiento y una respuesta oportuna a la población”.

Bayardo Quintanilla Álvarez, técnico de la UMAS de la Alcaldía de León, manifestó que esta información llegará a los Comités de Agua de León “para que ellos puedan hacer sus propias pruebas y tengan la seguridad de estar tomando agua de calidad”.

Y es que luego de hacer los análisis rápidamente, se puede evidenciar a las comunidades la presencia de bacterias para que ellos puedan clorar el agua y con ello reducir las enfermedades de origen hídrico. Asimismo, notificar e involucrar a las instancias correspondientes como la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado (ENACAL), las Alcaldías y el MINSA.

“La siguiente etapa (de los capacitados) es que prueben con el protocolo de control de calidad del agua, hagan ensayos de calidad de agua, de turbidez, microbiológico fecales, PH y conductividad eléctrica. Además de que inicien un proceso de control de calidad del agua donde ellos residan”, detalló Mancebo. 




© Alianza por el Agua - Fotografías © Jesús Antoñanzas - Polica de cookies